La agilidad no es el fin, es el camino

Actualmente en las organizaciones y en los diferentes espacios de conferencias y webinars se habla de transformación, de cambio, de reinvención etc, y se promueve un fuerte mensaje de reinventarse o morir en el intento. Diferentes áreas organizativas de transformación, tecnología la abanderada, marketing, finanzas y talento humano, están navegando por cambios estructurales y de procesos donde la premisa y el factor común de todas es como podemos adaptarnos más rápido, ser más productivas, eficientes y receptivas en estos tiempos de cambio exponencial, ante esta situación estamos viviendo.

Pero, ¿Qué entendemos por Agilidad?

En términos generales y relacionado con la acción, se comprende como la habilidad de cambiar la posición del cuerpo de manera eficaz; es una cualidad que se atribuye a una persona mediante la cual obtiene un control total de sus partes del cuerpo, y puede moverlas con rapidez. Requiere la integración de habilidades referidas a movimientos, usando una combinación de equilibrio, coordinación, velocidad, reflejos, fuerza y resistencia.

E-BOOK GRATUITO

¡Descubre las mejores dinámicas para convertir a tu equipo en uno ágil!

Según Pablo Tortorella y Juliana Betancur en su artículo Agilidad más allá del Software, una realidad, no se trata de una receta, ni de una metodología que se pueda seguir paso a paso, ni tampoco de una técnica específica, sino que es más bien una filosofía o una forma de pensar, actuar y ver el mundo. En inglés es el llamado Agile Mindset.

La Agilidad desde el contexto organizacional, pues, se puede explicar desde dos dimensiones importantes. La primera la podemos ver cuando una persona, equipo, líder u organización suele actuar acorde a sus valores y principios. Estos se caracterizan por su propósito superior y alineado con sus más profundas creencias para así alcanzar el sentido general de lo que importa en nuestras vidas, esto hace referencia al SER; Y para poder SER, se dice que también hay que HACER. 

En ese sentido existen múltiples marcos de trabajo, metodologías, técnicas y herramientas que permiten aterrizar día a día todos los conceptos de metodologías ágiles que en algunas oportunidades se vuelven abstractos y difíciles de comprender y aplicar en las organizaciones Agiles.

La mayoría de los expertos en Agilidad nos comparten que la piedra angular de las organizaciones Agiles se basa en los equipos multidisciplinarios o autoorganizados. Los líderes de hoy se preguntan, ¿Cómo podemos organizarnos de una manera diferente para obtener un resultado mejor? Y la respuesta a este cuestionamiento es que la Agilidad es en esencia la forma más simple definida por valores, guiado por principios y expresada por un conjunto de prácticas basadas en equipos.

Una organización verdaderamente ágil tiene grupos de personas que están singularmente enfocadas y empoderadas donde todos sienten que tienen un objetivo común. Hoy en día la mayoría de las empresas están en este proceso de ensayo y error, piloteando la mejor manera de realizar su transformación Agile.

Nuestras formaciones

Todo lo que necesitas saber sobre Agile. Da igual en qué punto del camino te encuentres. ¡Tenemos un curso para ti!

Por otro lado, según la reconocida Consultora Global Mckinsey, las organizaciones ágiles se caracterizan por ser una red de equipos que operan en ciclos rápidos de aprendizaje y toma de decisiones. Además, estas organizaciones promueven un propósito común y utilizan nuevos datos para otorgar derechos de decisión a los equipos. Una organización ágil puede combinar idealmente velocidad y adaptabilidad con estabilidad y eficiencia.

Siguiendo a la consultora Mckinsey para que exista una transformación ágil en toda una empresa debe ser integral e iterativa, lo que nos invita a que debe ser integral en el sentido que debemos abordar la estrategia, la estructura, las personas, los procesos y la tecnología, y segundo iterativo en el sentido de que no todo se puede planificar por adelantado.

Finalmente, y a manera de conclusión, la Agilidad es una nueva forma de ver la vida, de vivir mejor, de ser personas, equipos y organizaciones más conscientes. Hemos aprendido a establecer relaciones de confianza con nuestros colaboradores y líderes, desarrollando equipos cohesionados y por objetivo comunes.

¿Cuál será nuestro próximo paso para enfrentar los nuevos retos en un mundo en transformación constante?

Juan Carlos Grosso

Juan Carlos Grosso

Consultant Business Partner Latam